Seleccionar página

Lo ha hecho en la ponencia del Proyecto de Ley de Contratos de Servicios a las Personas que actualmente está en tramitación.

 

El miembro del Comité Ejecutivo de FECAV, Àlex Gilabert, representó a la Federación ante la ponencia del Proyecto de Ley de Contratos de Servicios a las Personas, que se está tramitando en el Parlament de Catalunya, en una comparecencia que tuvo lugar el 11 de febrero.

Concretamente, este proyecto de ley tiene como objetivo garantizar que la prestación de los servicios a las personas se llevará a cabo con criterios de calidad, continuidad, accesibilidad, exhaustividad y disponibilidad. Asimismo, pretende que sean asequibles y que los proveedores tengan en cuenta las diferentes categorías de usuarios, los colectivos más desfavorecidos y vulnerables.

Los servicios a las personas a las que se refiere el texto incluyen aquellos que tienen como finalidad el bienestar y la mejora de la calidad de vida de la ciudadanía, con una especial atención hacia los colectivos más frágiles. En este ámbito se incluyen servicios vinculados a la educación, los servicios sociales y de salud.

Dentro del grupo de prestaciones accesorias a la educación, se incluyen los servicios de transporte escolar, que están realizados por empresas de transporte de viajeros en autobús. FECAV representa más de 60 de estas empresas, que realizan servicios en todos los Consells Comarcals, suponiendo más de un 70% del total, garantizando la movilidad a más de 25.000 alumnos de transporte obligatorio y más de 17.000 de transporte no obligatorio.

Ante los miembros de la ponencia, Àlex Gilabert ha puesto de relieve que el transporte escolar debe estar amparado por la futura Ley porque cumple todos los principios y objetivos que ésta establece: la calidad (que en este caso es sinónimo de seguridad), la continuidad, la accesibilidad, la asequibilidad, la disponibilidad y la exhaustividad.

Control de las males prácticas en las licitaciones

Por otra parte, en la comparecencia, Àlex Gilabert también ha manifestado la necesidad de evitar malas prácticas en la licitación de servicios de transporte escolar, que el proyecto de Ley podría prevenir. Entre estas, destacó la necesidad de que en las licitaciones se tenga en cuenta el coste que supone para las empresas de transporte el posicionamiento de los vehículos al inicio de la ruta, así como el retorno a la base, una vez finalizado el servicio.

En segundo lugar, ha alertado de las bajas temerarias, aquellas propuestas desproporcionadas económicamente, que las licitaciones deberían limitar, teniendo en cuenta que más de un 65% del coste es en personal (conductor y acompañante).

Desde FECAV también se ha querido trasladar que la ponderación del precio no supere el 50% de la valoración de la oferta de licitación, dando más importancia a criterios de calidad en la prestación del servicio.

Por último, Àlex Gilabert ha pedido que se tenga en cuenta en el proyecto de Ley la necesidad de garantizar contratos de la mayor duración posible según la normativa, a fin de poder amortizar la inversión en el vehículo y hacer una planificación adecuada que finalmente implica garantizar el nivel de calidad necesario en la prestación del servicio.

X