Seleccionar página
  • Desde el 17 de marzo los operadores aplican una reducción de la frecuencia horaria de servicio de entre un 33% y un 67%.

 

Desde el martes 17 de marzo, la Generalitat de Cataluña ha establecido nuevas medidas de funcionamiento de los servicios de transporte público de viajeros para combatir la propagación del coronavirus. La resolución se adoptó tras comprobar que el descenso de la demanda durante el primer día laborable desde que se declaró el estado de alarma fue del 75-90% en los diferentes modos de transporte.

Hay que recordar que el Real Decreto por el que se declara el estado de alarma prevé que cada comunidad autónoma o entidad local podrá fijar los porcentajes de reducción de los servicios de transporte público de su titularidad que estime convenientes. Esta reducción debe ir de acuerdo a las necesidades de movilidad y en la evolución de la situación sanitaria, garantizando que los ciudadanos puedan acceder a sus puestos de trabajo y los servicios básicos en caso necesario.

Así, las principales medidas acordadas son las siguientes:

  • Servicios públicos de transporte de viajeros por carretera y servicios ferroviarios que transcurren íntegramente por el territorio de Cataluña, tanto interurbanos como urbanos, incluidos los prestados en el Área Metropolitana de Barcelona: aplicarán una reducción de la frecuencia horaria de servicio en día laborable de entre un 33% y un 67%. Esta horquilla de reducción se concretará atendiendo a las necesidades de cada operador. En hora punta la oferta se podrá reforzar para alcanzar una ocupación de sólo un tercio de la capacidad máxima.
  • Servicios de transporte por carretera nocturnos tanto urbanos como interurbanos, incluidos los prestados en el Área Metropolitana de Barcelona: dentro de este margen de entre el 33 y el 67%, podrán ofrecer un porcentaje diferente al de los servicios diurnos.
  • Excepcionalmente, y previa comunicación del Departamento de Territorio y Sostenibilidad, se podrán suprimir líneas que tengan una demanda casi nula, especialmente si existen alternativas de desplazamiento.
  • Los operadores deben velar por que en ningún caso la ocupación de los vehículos supere un tercio de su capacidad, a fin de mantener las distancias mínimas entre personas fijadas por las autoridades sanitarias.
  • Corresponde a las autoridades territoriales de movilidad o, en su defecto, al Departamento de Territorio y Sostenibilidad, determinar las medidas específicas en su ámbito territorial para el logro de los objetivos. En cualquier caso, las páginas web de cada operador deberán ofrecer la concreción de los servicios que se prestarán.
  • En caso de que vendan billetes online, deberán incluir un mensaje que desaconseje viajar salvo casos inaplazables.
  • Servicios de transporte discrecional de las empresas para el traslado de sus empleados en los centros de trabajo: las empresas de transporte deben velar por cumplir las distancias mínimas entre personas fijadas por las autoridades sanitarias.

El impacto económico que puedan causar estas medidas, y otras que se puedan adoptar en función de la evolución de la crisis sanitaria, la asumirá la Generalitat con las partidas que se habiliten para hacer frente a la emergencia.

X