21 líneas permitirán mejorar la rapidez en los desplazamientos en bus metropolitano y reducir las emisiones contaminantes.

 

El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) desplegará durante los próximos 6 meses líneas de buses exprés con una frecuencia más elevada y con reducción de las paradas intermedias, en algunos casos, para reducir el tiempo de viaje hasta 15 minutos en función del destino.

La red se vertebrará con dos nuevos servicios de autobuses: el servicio de bus metropolitano expreso, AMB Exprés, y el servicio AMB Metrobús. El sistema estará formado por 21 líneas: 7 líneas AMB Exprés y 14 líneas AMB Metrobús. Además, tendrá 25 puntos de intercambio distribuidos por el territorio metropolitano. Esta configuración, que complementará la red convencional actual, puede tener una demanda anual estimada de cerca de 42 millones de usuarios, una vez esté totalmente desplegada.

El servicio AMB Exprés hará recorridos más directos y con pocas paradas, con el objetivo de aumentar la velocidad comercial y llegar más rápido al punto de destino. En cuanto al servicio AMB Metrobús, éste se basará en líneas metropolitanas de alta frecuencia, con un intervalo de paso inferior a 10 minutos. Esta red recorrerá los principales corredores metropolitanos, que actualmente ya soportan un volumen muy elevado de viajeros en transporte público, lo que causa problemas de congestión y retrasos. Es por ello que algunas de estas líneas, además, dispondrán de autobuses articulados que ofrecen un 30% más de capacidad. En total, se prevé poner en funcionamiento un total de 14 líneas de Metrobús: 4 en el área del Baix Llobregat y 10 en el área del Besòs.

 

Una red operada por 230 autobuses

Para desplegar la red de bus metropolitano de altas prestaciones, la AMB dispondrá de una flota de 230 vehículos, de los cuales el 25% serán articulados. Una parte de estos vehículos procederán de la actual flota de la AMB y el resto, cerca de un centenar, serán vehículos nuevos y de bajas emisiones híbridos o eléctricos.

 

X