Seleccionar página

El presidente de FECAV, José María Chavarría, analizó el futuro de la red de buses exprés.cat en un debate celebrado ayer en Barcelona.

 

El miércoles 10 de julio se celebró en la sede del Col·legi d’Enginyers de Camins, Canals i Ports de Catalunya el debate «El futuro del bus exprés». En el mismo participó José María Chavarría, presidente de la Federación Empresarial Catalana de Autotransporte de Viajeros (FECAV), Cristina Pou, miembro de la Comisión de Movilidad, Transporte y Logística del Col·legi d’Enginyers de Camins, Canals i Ports de Catalunya, y Blai Aparici, coordinador de la Mancomunidad de la Vall de Tenes del proyecto de bus exprés. El debate estuvo moderado por la periodista Mónica Peinado, de Radio Barcelona- Cadena SER.

La red exprés.cat conlleva una serie de ventajas para los usuarios, tales como mejoras en la información y capacidad de los servicios. Además, se incrementa la frecuencia en hora punta y se habilitan expediciones con menos paradas. Estas líneas también tienen una imagen específica, tanto en los vehículos como a las paradas y en los materiales de información. Asimismo, están operadas con vehículos de última generación, accesibles y más sostenibles, y también cuentan con paradas más funcionales y mejor equipadas.

Su desarrollo se inició el año 2012 impulsado por el Departament de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat de Catalunya. Actualmente hay 40 líneas exprés.cat en funcionamiento, 23 en la demarcación de Barcelona, ​​7 en Tarragona, 4 en Lleida y 6 en Girona. Está previsto que, cuando la red esté del todo desplegada, estará configurado por 44 líneas.

En relación a los retos de futuro de los exprés.cat, José María Chavarría destacó la importancia de aprovechar infraestructuras existentes para poder seguir incrementando la cantidad y calidad de estos servicios. Concretamente se refirió a la necesidad de implementar nuevos carriles bus-VAO en las principales vías de acceso a Barcelona, así como priorización semafórica para mejorar la velocidad comercial de los autobuses y reducir los tiempos de trayecto.

Chavarría también destacó la importancia de planificar intercambiadores en Barcelona, ​​los cuales «si no caben en superficie se pueden hacer soterrados». Estas infraestructuras, señaló, se podrían impulsar a través de la colaboración público- privada. En este sentido, indicó que la media de andenes de buses por expedición que hay en Barcelona está muy lejos de la de otras capitales europeas como puede ser Madrid.

Asimismo, el presidente de FECAV remarcó la necesidad de dotar de una financiación estable a las empresas operadoras de la red de bus exprés.cat para que puedan hacer inversiones a largo plazo, tales como la renovación de la flota de vehículos.

Por su parte, Cristina Pou, destacó que la red exprés.cat es un ejemplo de marketing del transporte público. La Generalitat la puso en funcionamiento con pocos recursos, pero los resultados en cuanto al incremento de la demanda han sido importantes. Algunos ejemplos son el corredor Sant Pere de Ribes- Barcelona con un 70% más de demanda o el Mataró- Barcelona, ​​con un incremento del 28%. También se han alcanzado niveles elevados de satisfacción del usuario, que llega a sus máximos en Girona, con un 8,7 sobre 10, en Lleida, con un 8,8 y en Tarragona, con un 7,9.

Sin embargo, Cristina Pou remarcó que hay que seguir trabajando en la mejora de la capacidad en horas punta, la conectividad e información al usuario, la renovación de la flota y las paradas. En este sentido, Pozo incidió en la oportunidad que supondrá la creación de la Zona de Bajas Emisiones en Barcelona para el crecimiento del transporte público. Para hacer frente a esto, instó al Ayuntamiento de Barcelona a buscar alternativas en coordinación con las otras administraciones para la creación de nuevos intercambiadores en superficie.

Preguntados sobre dónde deberían ubicarse las paradas en Barcelona, ​​según Cristina Pou los buses exprés.cat deben poder acceder hasta el centro. En cambio, para otras líneas que llegan a la ciudad menos regularmente puede tener sentido que hagan una o dos paradas en el centro pero que terminen el recorrido en una estación de autobuses.

En cuanto al presidente de FECAV, informó que un 53% de los usuarios de los buses de los servicios regulares hacen la última milla a pie. Por lo tanto, señaló, es importante que las paradas se mantengan en el centro de Barcelona.

Blai Aparici, a su vez, explicó la experiencia de implantación del bus exprés en la Vall del Tenes, por el que crearon un sistema de priorización semafórica coordinado entre varios municipios. Asimismo, destacó la importancia de reducir el tiempo que los buses esperan en las paradas con alternativas como permitir el acceso del pasaje por todas las puertas o reintroducir la figura del cobrador- informador.

 

Foto: Blai Aparici, Cristina Pou, José María Chavarría y Mònica Peinado, durante el debate. Font: FECAV

X